La rebeldía y las sillas

Publicado: 17 de noviembre de 1983 en Zapatismo

(Reproducimos a contnuación un fragmento de la carta con fecha 12 de octubre del 2002, que el Subcomandante Insurgente Marcos dirigió a Angel Luis Lara “El Ruso” y que fue leída el 24 de noviembre en el Aguascalientes de Madrid, en el Estado español)
(…)
Después de una pausa agrega: – ¿Y cuar es el tema de tu escrito, chaval?
– Y nada tío, de qué va ser, de la rebeldía y de un Aguascalientes que van a abrir en los Madrides -, respondo yo contagiado del flamenco que cunde en la champa.
– ¿Madrid? ¿Cuál Madrid? ¿El de Aznar y la benemérita? ¿O el Madrid irreverente?
– El irreverente, claro, aunque no sería extraño que el Aznar quiera meter las pezuñas.
– ¡Magnífico! -, aplaude y baila Durito de una forma tal, que ya Federico García Lorca resucita y le compone la desconocida e inédita “Soleá del Escarabajo Epiléptico”.
Cuando termina su danza, Durito ordena:
– ¡Escribe! Te voy a dictar mi ponencia.
– Pero Durito, no estás en el programa. Vamos, ni siquiera te han invitado.
– Claro, de por sí los rusos no me quieren. Pero no le aunque. Anda, escribe. El título es “La Rebeldía y Las Sillas”.
– ¿”Las Sillas”? Durito, no vayas a salir con otra de tus…
– ¡A callar! La idea viene de un escrito que Saramago y yo escribimos a finales del siglo pasado y se llama “Silla”.
– ¿Saramago? ¿Quieres decir José Saramago, el escritor?, pregunto perplejo.
– ¡Claro! O qué, ¿hay otro? Bueno, pues resulta que ese día tomamos hasta caernos de la reiterada silla, y ya en el suelo, con esa perspectiva y lucidez de los de abajo, le digo: – Pepe, ese vinillo pega más que la mula de Aznar -, y él no dijo nada porque estaba buscando sus lentes. Y entonces yo le digo: -se me está ocurriendo algo, rápido José, que las ideas son como las alubias con chorizo, si te descuidas, llega otro y se las almuerza. El Saramago encontró por fin sus lentes y, juntos, le dimos forma a ese relato, si mal no recuerdo, a principios de los ochentas. Claro que en el crédito sólo aparece su nombre, porque los escarabajos batallamos mucho con los derechos de autor.
Yo quiero abreviar las anécdotas de Durito y lo apremio: -Ya está el título, que más.
– Bueno, se trata de que la actitud que un ser humano asuma ante las sillas, es la que lo define políticamente. El Revolucionario (así, con mayúsculas), mira con desprecio las sillas comunes y dice y se dice: “no tengo tiempo para sentarme, la pesada misión que la Historia (así, con mayúsculas) me ha encomendado me impide distraerme en pavadas”. Así se pasa la vida hasta que llega frente a la silla del Poder, tumba de un tiro al que esté sentado en ella, se sienta con el ceño fruncido, como si estuviera estreñido, y dice y se dice: “la Historia (así, con mayúsculas), se ha cumplido. Todo, absolutamente todo, adquiere sentido. Yo estoy en La Silla (así, con mayúsculas) y soy la culminación de los tiempos”. Ahí sigue hasta que otro Revolucionario (así, con mayúsculas) llega, lo tumba y la historia (así, con minúsculas) se repite.
– El rebelde (así, con minúsculas), en cambio, cuando mira una silla común y corriente, la analiza detenidamente, después va y acerca otra silla y otra y otra, y, en poco tiempo, eso ya parece una tertulia porque han llegado más rebeldes (así, con minúsculas) y empiezan a pulular el café, el tabaco y la palabra, y entonces, precisamente cuando todos empiezan a sentirse cómodos, se ponen inquietos, como si tuvieran gusanos en la coliflor, y no se sabe si fue por el efecto del café o del tabaco o de la palabra, pero se levantan todos y siguen su camino. Así hasta que encuentran otra silla común y corriente y la historia se repite.
– Sólo hay una variación, cuando el rebelde topa con la Silla del Poder (así, con mayúsculas), la mira detenidamente, la analiza, pero en lugar de sentarse va por una lima de ésas para las uñas y, con heroica paciencia, le va limando las patas hasta que, a su entender, quedan tan frágiles que se rompan cuando alguien se siente, cosa que ocurre casi inmediatamente. Tan, tan.
– ¿”Tan, tan”? Pero Durito…
– Nada, nada. Ya sé que es demasiado árido y que la teoría debe ser aterciopelada, pero lo mío es la metateoría. Puede ser que me acusen de anarquista, pero valga mi ponencia como humilde homenaje a los viejos anarquistas españoles, que hay quienes callan su heroísmo y no por eso brilla menos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s